jueves, 2 de diciembre de 2010

DELEGANDO ACTIVIDADES




Se trata de la gestión de asignar a alguien una tarea o un trabajo que normalmente constituye parte del trabajo propio.


Para delegar debemos tener claro estos términos:



4.- Supervisar.

 Recuerde siempre que se trata de una delegación y que no es una abdicación. Por esa razón, es esencial que supervise el trabajo, pero la forma en que se realice ese control deberá también acordarse.




5.- Evaluación.

 A pesar de la importancia de otros razanos respecto a la delegación, esta debería ser  contemplada siempre como una experiencia de aprendizaje. Para aprovechar al máximo el valor de la delegación, cada acontecimiento deberá evaluarse con detenimiento. La evaluación de una delegación inapropiada.

               RESPONSABILIDAD.

Ejemplo: si le pides a alguien que haga algo y la persona esta desacuerdo, sería perfectamente preciso y correcto decir que ha aceptado la responsabilidad de hacer el trabajo. En este contexto, responsabilidad equivale a acordar un (contrato) el cual nos comprometemos a realizar una tarea.

AUTORIDAD:
Esta palabra clave al definir delegación, ya que se para la verdadera delegación del  simple acto de pedirle a alguien que haga algo por nosotros. Cuando delegamos una tarea, le otorgamos a la persona la autoridad para hacerlo. Autoridad en este contexto significa el poder y el derecho de tomar decisiones y llevar a cabo las acciones necesarias para terminar la tarea.

RENDIR CUENTAS:
Lo que no se puede  delegar es el rendir cuentas ante el resultas ante el resultado. La persona que delega una tarea siempre tendrá que hacer se cargo de su éxito o fracaso.

DEFINICIÓN:
Los directivos delegan cuando otorgan autoridad a un subordinado para hacer una tarea que suele hacer ellos mismos y de cuyo resultado deben rendir cuentas.


               Procedimiento para delegar




1.- Decidir lo que quiere conseguir.

Los delegados deben saber exactamente al  lo que espera que logren.
2.- Seleccionar  al delegado.

 La selección del delegado dependerá de numerosas variables, entre las que se incluyen la naturaleza de la tarea o función, la capacidad de la persona y los beneficios que le gustaría que se obtuviesen de la consecución del ejercicio.


3.- Dar las instrucciones adecuadas al delegado.

 Unas instrucciones claras y precisas son esenciales. Este proceso debería incluir:

  •   Describir la tarea general y el contexto en el que se realiza.

  •  Comprobar que el delegado comprende bien la gestión que se espera de el.

  •   Ofrecer al delegado una afirmación global de autoridad y comunicarla a todos los que deban saberlo, sobre todo los que deban respetar la autoridad del delegado si tiene completa libertad de acción.

  •  Asegurarse de que el delegado es consciente de cualquier tema delicado.

  •   Animar y apoyar a los delgados que infravaloran su capacidad y a los que les falta seguridad.

 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total